Como señalamos hace cuatro meses en una investigación ciudadana, la modificación al Plan Regulador que realizó el alcalde Rodolfo Carter y el concejo municipal no protegió realmente el Bosque Panul, sino que mantuvo la posibilidad de construcción sobre él.

Como señalamos hace cuatro meses en una investigación ciudadana, la modificación al Plan Regulador que realizó el alcalde Rodolfo Carter y el concejo municipal no protegió realmente el bosque Panul, sino que mantuvo la posibilidad de construcción sobre él.

Esta situación permitió hace una semana a la inmobiliaria y constructora Enaco (proyecto “Cumbres de la Viña”) talar 1335 m2 de bosque nativo, varios árboles, arbustos, hierbas y suelo boscoso pertenecientes al bosque Panul, para construir casas, antejardines y vialidad en él.

Esto fue posible gracias a las zonas de alta densificación que mantuvo y mejoró el Plan Regulador Comunal dentro del Fundo Panul.

Esta destrucción de bosque nativo es fácilmente comprobable: basta ir al final de la calle que está debajo del colegio Pablo Apóstol, y observar hacia la ciudad.

Todo esto podría empeorar, sobre todo porque el actual Plan Vial del Municipio de la Florida proyecta la construcción de la Av.Rojas Magallanes, Av. Central y otras calles dentro del Panul.

La comunidad que defiende el bosque exige hace años su real protección, la que solo será posible generando un área verde o parque en él, y no con medidas “parches”. Para ello hay que modificar elPlan Regulador Comunal o Metropolitano, y el Plan Vial, lo que permitirá expropiar el bosque.

Por otro lado, el gobierno de Michelle Bachelet trabaja hace meses en una modificación del Plan Regulador Metropolitano para el sector. La comunidad espera que se genere un parque público en TODO el bosque Panul, desde la cota 700 hasta las altas cumbres. Después de una década de lucha, cualquier otra medida será insuficiente.

Red por la Defensa de la Precordillera.

Varios meses lleva trabajando el gobierno de la Nueva Mayoría un nuevo cambio al Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS) que afectará toda la precordillera de la ciudad, un inmenso territorio que se extiende desde el canal San Carlos hasta los 1.600 metros de altura, proceso que está a cargo del Intendente Claudio Orrego y que ha sido hermético y sin participación ciudadana.

Santiago bajo el agua. ¿Nadie es responsable?

Inundaciones, aluviones, muertos, desaparecidos. Pareciera una postal habitual cada vez que llueve en Santiago. Algo así como si nuestra ciudad olvidara que se encuentra bajo los pies del gran cordón montañoso de los Andes, y que el “factor lluvia” no hubiese sido considerado en su construcción. Pareciera que somos víctimas mudas de la naturaleza despiadada. ¿Será esto cierto?.

E-Mail